viernes, 19 de septiembre de 2008

Tiempo en la Tierra no.1.


Hoy te diste cuenta de la soledad que habita en casa de la abuela, ella está en la cocina haciendo sus labores, los tíos en los trabajos, tu padre está perdido y tu madre en la oficina.


Todos concurren en diversas horas al hogar-pilar porque en el fondo, también les hace falta el tacto de ella, las caricias de ella, los consejos que nos aturden pero, en la cotidianidad nos han servido. Se escucha el resoplar de tu mirada, abuela.


Aún tienes fuerza para cuidarnos, principalmente a ti, que está sola, sí, pequeña Alouette. No tienes a nadie, a nada, sólo este simple papel y te piensas como a Wilde en su soledad y un pedazo de papel, así logró el mayor tratado de amor. Una carta a profundidad, un texto que va por las hendiduras y oquedades del alma.

Así el día: trapear los pisos, lavar la loza del meridiano pasado y verte a ti.
El espejo miente.
Imagen de: Franco Fontana, Puglia, Italia, 1987.

1 comentario:

vEra la tanguera dijo...

¡REinísima! Estoy perdida, me perdí a mí misma te vine a dejar dicho que me puedes encontrar en Erase-vEra se Era... me quise perder un poco... para no ser encontrada... pero por tí sí... siempre... besitos te quiero a rabiar